Vigilantes del cierzo

Un proyecto de ciencia ciudadana para medir entre todos la calidad ambiental.

El proyecto

Vigilantes del cierzo es una actividad de ciencia ciudadana para monitorizar entre todos la calidad del aire de Zaragoza.

Las hojas de las plantas que están en contacto directo con el aire pueden funcionar como estaciones de monitorización de la contaminación ambiental porque las partículas presentes en el ambiente se acumulan en ellas a lo largo del tiempo. Mediante la aplicación de técnicas biomagnéticas es posible identificar qué compuestos están en las hojas y por tanto en el aire. De la misma forma, haciendo un estudio agregado podemos conocer la concentración de contaminantes en el aire de la ciudad también por zonas.

¿Cómo se hizo?

Mil quinientas macetas de fresas fueron repartidas entre los vecinos de Zaragoza que se prestaron voluntariamente a cuidar y a colocar las plantas en ventanas, terrazas y alféizares de toda la ciudad. Con cada planta se entregó un pequeño formulario y un kit de medición que una vez entregado a los laboratorios permitió elaborar un mapa por barrios de la calidad del aire en la ciudad. Además, al cruzar los resultados con otros datos sociodemográficos se pudieron sacarse otras  conclusiones de interés. 

  • Vigilantes del Cierzo es un proyecto que replica en Zaragoza el proyecto Airbezen de la Universidad de Amberes fruto de la colaboración entre el profesor Samson Roeland y la Fundación Ibercivis.

Sobre nosotros: